¿Qué pensarán los que se quedan? - Parte I | Mi Diario en Chile


Marko en Chile

¿Qué pensaran los que decidieron no irse?

Hace tiempo que no escribía en la sección “Desde mi perspectiva” de este blog, generalmente trata de temas viscerales que pierden importancia con el tiempo. Sin embargo, creo que esta serie de páginas quizás -solo quizás- haga reflexionar a algunos.

El por qué…

El día 22 de Noviembre en Chile, un famoso comediante decide presentarse en una concurrida plaza del centro de Santiago. Aunque me enteré tarde supuse que la convocatoria sería masiva, el sitio en cuestión queda dentro del radio donde la mayoría de venezolanos trabaja o vive y en las venas de la mayoría está ese necesidad de estar cerca de farándula, fue nuestra cultura como país desde hace tiempo.

No es el mensajero, ni el artista

Muchos se enfocaron en hablar de los gustos de las personas por una comedia como las rutinas de Marko, o lo que tuvieron que hacer para ir a verlo, criticando el hecho de incluso haber faltado al trabajo para verlo. Mi incomodidad no tenía nada que ver con lo anterior, es en parte por llevar ese apellido en común que tenemos todos, “El venezolano”. Es que la mayoría se olvida que fuera del país todos somos eso El venezolano o los Venezolanos 

Algo que me frustra pero entiendo que la generalización está arraigada en el ser humano.

Cuando vi al grupo de Venezolanos entonando la consigna: “Y va a caer, y va a caer, este gobierno va a caer” lo único que pensaba era en qué pensarían los que están en Venezuela, echándole un camión de bolas al ver que Venezolanos que posiblemente ni regresarán y solo fueron movidos por la farándula gritaban semejante cosa.

¿Efectividad a 7000 km de distancia?

Y ojo, pasa lo mismo cuando lo veo en cualquier otro acto, de hecho pasa hasta en manifestaciones religiosas, matrimonios y peor aún, en rumbas de discotecas. Es grotesco, o al menos para mí lo es burlarme así de la gente que vive la crisis a diario.

¿A quién le ayuda o a quién le afecta que se grite a un comediante semejante cosa? ¿Sirve de algo gritarlo en una discoteca mientras tengo un servicio en la mesa y puedo pagar el Uber? Lo veo como una burla, no hacía mí sino a los que están allá.

Y si estás en Venezuela y me lees, sería bueno que me comentaras ¿qué sientes cuando en estas situaciones particulares se escuchan este tipo de consignas?

Concentraciones sin objetivos

¿Quiere ayudar a Venezuela? Deje de gritar cosas que no sirven para nada, vaya y busque las monedas en su cuarto done 1000 pesos a alguna institución – Hay miles – pero supongo que si no hay farándula y no hay reconocimiento no vale la pena ¿cierto?

No soy quien para juzgar a nadie, ni los que fueron, ni a los que no les gusta. Cada quien tiene derecho a sus gustos y cosas que le den felicidad, pero hágale un favor a la gente que se queda y hable menos y ayude más.

0 0 vote
¿Qué te pareció este artículo?
Subscribe
Notify of
guest
3 Comments
Oldest
Newest Most Voted
Inline Feedbacks
View all comments
3
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x

A %d blogueros les gusta esto: