Mi viaje a Viña y Valparaíso por Alejandro Castañeda | Mi diario en Chile


Viñas del mar

Mi viaje a Viña y Valparaíso

Hoy doy fé de por qué es nombrada patrimonio universal de la humanidad por la Unesco. Un excelente lugar que tomé como destino para vacacionar unos días, después de un año de haber llegado a Chile, te contaré los detalles de mi viaje a Viña del mar y Valparaíso.

Un año donde solo estábamos focalizados en trabajar y trabajar para poder pagar todos los gastos y sustentar una nueva etapa, cancelar deudas pendientes en Venezuela, pagos de guardería, usar el poco dinero que podía quedar de fin de mes para comprar cosas que hacían falta en el hogar (ollas, cucharón de sopa, sillas para la sala), o simplemente tratar de resolver cuando el gasto común se salía de lo presupuestado.

Sin embargo, más allá de todo esto y a medida que pasaban los meses, comenzaron a abrirse las oportunidades. Logramos organizarnos hasta poder darnos unos cortos días de descanso en Viña del Mar y Valparaíso, para disfrutar entre amigos y familia.

No todo puede ser trabajo

En esta historia quiero contarles que EL QUERER ES PODER y cómo una familia de emigrantes que llega en búsqueda de sueños, también tiene su recompensa. Sin grandes lujos y en medio de un paisaje maravilloso, pudimos realizar nuestro viaje y dar paso a la recreación.

Para quienes quieran conocer, dejo como referencia un presupuesto de lo que pueden gastar en unos días de baja temporada o puente festivo.

En primer lugar Booking fue nuestro aliado ya que nos facilitó encontrar el panorama de hospedaje. Luego llego el día de partir, salimos de Santiago camino a Viña del Mar a través de turbus, con un costo de pasajes por 10.000 pesos ida y vuelta por persona.

El recorrido

Iniciamos el recorrido con el primer destino, el Reloj de Flores, que se ha convertido en uno de los sitios turísticos más visitados, y según dicen los habitantes de la ciudad, aquellos que se fotografíen con él a sus espaldas volverán a Viña del Mar.

La construcción del Reloj de Flores  se dio para 1962, Viña del Mar fue elegida como la Ciudad Jardín y sede del VII Campeonato Mundial de Fútbol Profesional. Era hora de embellecer el lugar. En el mes de mayo de este año, la caída de un árbol sobre el reloj ocasionó daños tanto en la parte mecánica como en el adorno de flores, sin embargo, fue restablecido rápidamente.

Reloj de las flores

Continuamos el viaje. Al tomar nuestras respectivas fotos nos dirigimos a Valparaíso. Llegamos a un sitio espectacular que combina las definiciones de Hotel con Hostal, algo muy común en Chile y en países de Europa que contemplan habitaciones compartidas si lo desean muy común en hospedarse personas que viajan solas.

Fuimos recibidos por un gran emprendedor chileno y por su esposa brasilera, quienes se conocieron en Nueva Zelanda y quisieron hacer un sueño realidad: combinar lo mejor de este concepto que lleva por nombre Hostel Casa Lastra.

El proyecto tiene 2 meses de haber sido inaugurado y lo recomiendo en su totalidad. La estadía oscila entre los 22 a 25 mil pesos por noche con derecho a un desayuno sencillo.

Ángel, su dueño, nos dio un tour de presentación en el que nos explicó qué podíamos conocer de la zona de Valpa. La aventura inició por el Cerro Mariposa, donde la primera parada fue Winebox. Un Neozelandés que lo trajo a Chile su pasión por los vinos y, su pareja, una arquitecto chilena, construyeron el primer Aparta Hotel en Latinoamérica hecho de 4 pisos con 25 contenedores.

WineBox

Winebox Valparaíso

Winebox cuenta con su propia cosecha de vinos producidos, que se puede degustar en el sitio; además del diseño y elementos reutilizados y reciclados como decoración.

La casa de Neruda

Y cómo dejar de visitar La Sebastiana casa museo de Pablo Neruda donde se inspiraba para escribir. Lugar que respondía a todas las solicitudes que les hizo a sus amigas. Costo de la entrada al museo es de 7000 mil pesos por persona, en la carta que Neruda envía a su amiga Sara Vial expresa

¨Siento el cansancio de Santiago. Quiero hallar en Valparaíso una casita para vivir y escribir tranquilo. Tiene que poseer algunas condiciones. No puede estar ni muy arriba ni muy abajo. Debe ser solitaria, pero no en exceso. Vecinos, ojalá invisibles. No deben verse ni escucharse. Original pero no incómoda. Muy alada, pero firme. Ni muy grande ni muy chica. Lejos de todo pero cerca de la movilización. Independiente, pero con comercio cerca. Además tiene que ser muy barata ¿Crees que podré encontrar una casa así en Valparaíso?¨ 

Al caer la tarde/noche, como buenos venezolanos queríamos realizar una parrilla y nos esperaba la terraza del Hostel, donde ya nuestro amigo Ángel hasta leña nos tenía. El compartir y una buena plática intercultural, en medio de nuevas amistades, nos llevó hasta la medianoche.

Para el día siguiente nos esperaba el puerto de Valparaíso y con la expectativa de ver al famoso “pato de hule” del hecho en casa fest, con sus 20 metros de altura que nunca apareció. Por algún motivo no lo pudieron exhibir el último día que tenía previsto por el festival hecho en casa aporte a la cultura de exponer grandes obras en espacios públicos.

No podíamos irnos sin subir a los emblemáticos ascensores de artillería, que tienen un costo de 600 pesos p/p, muy cerca del puerto que te lleva al Paseo 21 de Mayo, donde encuentras artesanías y disfrutas de otra de las vistas de la bahía.

Viña, viña, viña…

Y, Por supuesto, caminar por Viña iniciando en la Quinta Vergara, conocida por el Festival Internacional de la Canción de Viña del Mar, que reúne artistas de renombre nacional e internacional. El transporte público es lo más conveniente para la movilización, un estimado en pasajes internos en micro oscilan entre 300 a 400 pesos, como unos 4000 en general para dirigirse entre todos los lugares a visitar.

Por último, un día de playa, aunque sea para mojar los pies nada más. Sus aguas frías evitan que provoque meterse en la época primaveral. Fue un día de buen sol y de un gran almuerzo en un restaurant a orilla del mar.

Un toque criollo. Algo que rescato de este viaje es que en diferentes lugares para comer y tiendas que visitamos, fuimos atendidos, por casualidades de la vida, por hermanos(as) venezolanos que en su mayoría con poco tiempo de haber llegado, estaban dando lo mejor de su trabajo.

Los buenos somos más

Me llena de mucha satisfacción al ver que sin prejuicios y con muchas ganas de salir adelante, estamos, porque me incluyo, llevando lo mejor de nuestro país con una sonrisa. Sin duda, la mejor atención recibida.

Para quienes somos glotones y necesitamos complementar el desayuno solo por 1000 pesos p/p existen lugares de luncherias, para almuerzos entre 4000 a 7000 pesos p/p y cenas desde 3000 a 7000 pesos p/p. Estos precios dependen del tipo de restaurante que se prefiera.

El estimado total para el viaje de una familia compuesta por papá, mamá e hijo, sería aproximadamente de 100 a 120 mil pesos. Algo que también encontré interesante y que permite conocer más sitios, son los tours por la ciudad que entre 10 a 15 mil pesos p/p, te llevan por  diferentes lugares deteniéndose por 10 a 15 minutos en cada sitio.

Quizás te interese leer Emigrar con hijos

Como dije anteriormente, dependiendo de lo que deseen hacer, encontrarán diferentes opciones; pero sin duda, no pueden dejar de ir a vacacionar a este lugar de arquitectura pintoresca, con áreas verdes y de barrios bohemios que te desconecta de la transitada y congestionada Santiago.

El castillo Wulff de Viña

Si quieres escribir y ser parte de los colaboradores del blog envía un correo a contacto@midiarioenchile.com

0 0 vote
¿Qué te pareció este artículo?
Subscribe
Notify of
guest
3 Comments
Oldest
Newest Most Voted
Inline Feedbacks
View all comments
3
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x

A %d blogueros les gusta esto: